Compromiso y sacrificio

Nunca en la historia se ha visto que las grandes obras que Dios ha llevado a cabo en la Iglesia y por medio de ella, se llevaran a cabo con instrumentos que no presentaran altas dosis de idealismo. Nosotros necesitamos también apelar a este tipo de idealismo con gran audacia, conforme al requerimiento de estos tiempos que nos toca vivir.

Se suele decir que cuando se les pide poco a las personas se obtiene poco, pero si se les pide mucho van a responder de manera heroica. Cuando se requieren grandes sacrificios en algo que merece la pena, las personas responderán y esta actitud de sacrificio estará presente de forma casi natural en el actuar diario.

Decía el ex comunista convertido al cristianismo en la Iglesia católica, Douglas Hyde, que cuanto más materialista es una sociedad, tanto más sobresale el que se compromete. Las personas que se comprometen resultan más atractivas justamente por su capacidad de compromiso. La Generación de Jesús  busca el compromiso con la renovación en la Iglesia y la evangelización del mundo. Deseamos que otros se sientan atraídos por este compromiso y sean también portadores de un idealismo latente que les de la capacidad de comprometerse.

Hoy necesitamos que esta sea la pauta de cuanto somos y hacemos, de manera que los que vengan después de nosotros sigan nuestro ejemplo y descubran el patrón que les indique el tipo de compromiso que se requiere para hacer la diferencia. Además, siempre se ha afirmado que aquellos que están comprometidos con una causa son más felices que los que no lo están.

 

 

Artículos Relacionados