11

Esta cuestión se puede plantear de diferentes maneras. Tal vez alguien se pregunte:

¿Por qué estamos aquí? ¿A dónde vamos? ¿Qué propósito tiene la vida? ¿Hay algo más?

La Biblia indica que nuestro propósito en la vida es llegar a ser amigos de Dios, tener una relación con Él. Para comprender mejor este asunto, veamos algunas verdades fundamentales que revelan las Escrituras.

  • Dios es nuestro Creador. La Biblia dice: “Es [Dios] quien nos ha hecho, y no nosotros mismos” (Salmo 100:3; Apocalipsis 4:11).
  • El Creador tiene un propósito para todo lo que ha hecho, incluida la humanidad (Isaías 45:18). Dios nos creó con una “necesidad espiritual”, la cual incluye el deseo de hallarle sentido a la vida (Mateo 5:3). Él quiere que satisfagamos ese anhelo (Salmo 145:16).
  • Satisfacemos nuestra necesidad espiritual cuando nos acercamos a Dios, acogemos su invitación amorosa y le conocemos personalmente (Juan 17:3). De hecho, la Biblia nos hace esta invitación: “Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros” (Santiago 4:8).
  • A fin de ser amigos de Dios, debemos colaborar con el propósito para el cual nos creó. La Biblia deja claro cuál es ese propósito: “Para esto fue creado el hombre: para temer y amar a Dios y obedecer sus mandatos” (Eclesiastés 12:13).
  • En el futuro, cuando Dios elimine el sufrimiento y todos sus amigos vivan en la eternidad, se verá totalmente cumplido el propósito de Dios para la humanidad (1 Corintios 2:9; Apocalipsis 21:1-7).

 

flecha1