• Dios es amor (1 Juan 4:16)
  • Tú has creado mis entrañas, me formaste en el vientre de mi madre (Salmo 139:13)
  • Con amor eterno te he amado, por eso he reservado gracia para ti (Jeremías 31:3)
  • En esto hemos conocido el amor: Jesucristo dio su vida por nosotros (1 Juan 3:16)
  • Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:16)

 

  • Todos pecaron y están privados de la gloria de Dios (Romanos 3:23)
  • Nosotros hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos sido malos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandamientos y preceptos (Daniel 9:5)
  • Son vuestras culpas las que os han separado de vuestro Dios; vuestros pecados ocultan su rostro, para que no os oiga (Isaías 59:2)
  • Porque la paga del pecado es la muerte, mientras que el don de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús (Romanos 6:23)

 

  • Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino; y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes (Isaías 53:6)
  • Porque también Cristo sufrió su pasión, de una vez para siempre, por los pecados, el justo por los injustos, para conduciros a Dios (1 Pedro 3:18)
  • No hay bajo el cielo otro nombre [Jesucristo] dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos (Hechos 4:12)
  • Dice Jesús: `Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí´ (Juan 14:6)

 

  • En este día pongo al cielo y a la tierra por testigos contra vosotros, de que os he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Escoged, pues, la vida, para que viváis vosotros y vuestros descendientes, amando al Señor, vuestro Dios, escuchando su voz y siendo fieles, porque de ello depende vuestra vida (Deuteronomio 30:19-20)
  • El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva (Marcos 1:15)
  • Si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees con tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, te salvarás (Romanos 10:9)
  • El que está en Cristo es una criatura nueva. Lo viejo ha pasado, ha comenzado lo nuevo (2 Corintios 5:17)

 

Y-ahora-qu