Ahora que ya conoces y ya sabes lo que significan las cuatro verdades más importantes, tal vez quieras saber más. No pretendemos dar aquí todas las respuestas a todas las preguntas, pero podemos ofrecerte algunos consejos y ayudarte a seguir descubriendo la aventura más apasionante.

  • En primer lugar, si alguien ha compartido contigo estas verdades y conoces a esa persona, ponte en contacto con ella y dile que te gustaría saber más. Si no es así, puedes ponerte en contacto con nosotros ya que estaríamos encantados de poder charlar contigo y compartir nuestra propia experiencia.
  • Es muy importante que te reúnas con algún grupo cristiano que forma parte de la Iglesia, de manera que puedas crecer y sentirte acompañad@ por otras personas que también están caminando en la fe y que pueden ser de gran ayuda para ti. Si no conoces a nadie o no estás segur@, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.
  • Finalmente, te invitamos a coger una Biblia y empezar a leerla. En ella descubrirás que Dios desea hablar contigo de manera personal; en sus páginas encontrarás respuestas a tus preguntas y la mejor sabiduría que te guiará en todas las áreas de tu vida. Si no sabes por dónde empezar, una buena opción es comenzar leyendo alguno de los Evangelios (Lucas o Juan, por ejemplo) y los Hechos de los Apóstoles.

 

images

 

El auténtico Buscador

La historia de la humanidad nos enseña que hombres y mujeres de todas las épocas, razas y culturas han buscado a Dios de alguna manera. Sembrado en lo más profundo del corazón humano existe un deseo que anhela algo más… Sin embargo, el buscador no se encuentra en el lado del ser humano, sino que es Dios mismo el auténtico Buscador que mantiene con determinación el deseo de alcanzar el corazón del hombre y de relacionarse con una humanidad hambrienta y necesitada.

Por mucho que creamos que estamos interesados en encontrar a Dios, es Él quien está mucho más interesado en encontrarnos. En Jesucristo nos está buscando para adoptarnos en el seno de su familia. Él está hoy ante ti, te ha encontrado en medio de tu circunstancia y tu situación.

¿Estás preparad@ para responder a la invitación que te está haciendo hoy? ¿Estás preparad@ para abrir la puerta de tu vida y dejarle entrar? Escucha esta palabra del Corazón de Dios…

“Mira que estoy a tu puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos” (Apocalipsis 3:20)

.

puerta