Grandes preguntas

Si tienes preguntas es porque estás vivo. Todos tenemos preguntas de un tipo u otro, en un momento de nuestra vida u otro. Lo que parece claro y evidente es que en el corazón humano se hallan las grandes preguntas de la vida, para las cuales necesitamos encontrar una respuesta. ¿Cuál de estas cuestiones es más importante para ti?

¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Por qué existe el sufrimiento? ¿Hay vida después de la muerte o es el final? ¿Existe Dios; qué le preguntarías? ¿Hay algo más en la vida que esto?

¿Dónde podemos hallar respuestas a las grandes cuestiones de la vida?

¿Dirías que en tu interior; en la filosofía; en la ciencia?

Es posible que ya lo hayas intentado; sin embargo, tú no te creaste a ti mismo, por eso no puedes responderte para qué fuiste creado. Entonces, ¿cómo puedes descubrir el significado de tu vida, el propósito para el que fuiste creado?

Tienes solo dos opciones:

  • La primera es especular; muchos se decantan por ésta, ya que nos hemos acostumbrado a especular acerca de muchas cuestiones. Además, durante miles de años, importantes y grandes pensadores han especulado y discutido acerca del sentido de la vida.
  • La segunda es tener en cuenta y considerar lo que Dios nos ha revelado con respecto a la vida en su Palabra, que podemos encontrar en la Biblia y también en la enseñanza bimilenaria de la Iglesia (Efesios 3:10; 1 Timoteo 3,15).

 

flecha1