Orar desde mi vida II

Tú eres mi alegría

“Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud” (Juan 15:11)


 

SALMO 5

“Que se alegren los que se acogen a ti, con júbilo eterno; los que aman tu nombre. Porque tú, Señor, bendices al justo, y como un escudo lo rodea tu favor.” (12-13)

 

SALMO 13

“Porque yo confío en tu misericordia: mi alma gozará con tu salvación, y cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.” (6)

 

SALMO 16

“Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa esperanzada. Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha.” (9.11)

 

SALMO 40

“Cuántas maravillas has hecho, Señor, Dios mío, cuántos planes a favor nuestro. Alégrense y gocen contigo todos los que te buscan; digan siempre: `Grande es el Señor´los que desean tu salvación.” (6.17)

 

SALMO 97

“Odiad el mal los que amáis al Señor: Él protege la vida de sus fieles y los libra de los malvados. Amanece la luz para el justo, la alegría para los rectos de corazón. Alegraos, justos, con el Señor, celebrad su santo nombre.” (10-12)

 

SALMO 105

“El Señor es nuestro Dios, Él gobierna toda la tierra. Se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra dada, por mil generaciones.” (7-8)

 

Artículos Relacionados