Orar desde mi vida X

He nacido en la Iglesia

“No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino.” (Lucas 12:32)

“Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mateo 18:20)

 


.

SALMO 84

“¡Qué deseables son tus moradas, Señor del universo! Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor, mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo. Dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre.” (2-3.5)

.

SALMO 87

“¡Qué pregón tan glorioso para ti, ciudad de Dios! Se dirá de Sión: Uno por uno, todos han nacido en ella; el Altísimo en persona la ha fundado. El Señor escribirá en el registro de los pueblos: Este ha nacido allí. Y cantarán mientras danzan: Todas mis fuentes están en ti.” (3.5-7)

 

SALMO 122

“¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. Allá suben las tribus, según la constumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor. Desead la paz a Jerusalén: Vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios. Por mis hermanos y compañeros, voy a decir: La paz contigo. Por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien.” (1-4.6-9)

 

Artículos Relacionados