Orar desde mi vida XV

Estoy deprimido

“No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí.” (Juan 14:1)

 


.

SALMO 6

“Misericordia, Señor, que desfallezco; cura, Señor, mis huesos dislocados. Tengo el alma en delirio y tú, Señor, ¿hasta cuándo? Vuélvete, Señor, liberta mi alma, sálvame por tu misericordia. Estoy agotado de gemir: de noche lloro sobre el lecho, riego mi cama con lágrimas.” (3-5.7)

.

SALMO 25

“Mírame, oh Dios, y ten piedad de mí, que estoy solo y afligido. Ensancha mi corazón oprimido y sácame de mis tribulaciones. Mira mis trabajos y mis penas y perdona todos mis pecados.” (16-18)

 

SALMO 43

“¿Por qué te acongojas, alma mía, por qué gimes dentro de mí? Espera en Dios, que volverás a alabarlo: Salud de mi rostro, Dios mío.” (5)

 

SALMO 69

“Estoy agotado de gritar, tengo ronca la garganta; se me nublan los ojos de tanto aguardar a mi Dios. Pero mi oración se dirige a ti, Señor, el día de tu favor; que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude: arráncame del cieno, que no me hunda. Que no me arrastre la corriente, que no se cierre la poza sobre mí. Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia; por tu gran compasión, vuélvete hacia mí; no escondas tu rostro a tu siervo: estoy en peligro, respóndeme enseguida.” (4.14-18)

 

 

Artículos Relacionados