Un hombre según su corazón

Nos adentramos en los entresijos de la historia de Israel y recogemos el encuentro entre el profeta Natán y el rey Saúl, aunque más que encuentro habría que llamarlo ruptura. El profeta es portador de un mensaje de Dios para el rey: ha sido desechado a causa de su desobediencia, pues ha desoído su mandato para hacer lo que él creía más oportuno. Para que no quede la menor duda de lo que ha supuesto la deslealtad de Saúl para con Dios, el profeta le dice textualmente:

“Yahvé se ha buscado un hombre según su corazón, al que ha designado caudillo de su pueblo, porque tú no has cumplido lo que Yahvé te había ordenado.” (1 Samuel 13:14)

Un hombre según su corazón, es decir, alguien que dará prioridad en su misión a lo que le dice Dios, y no a sus corazonadas, aquellas que dan paso a la desobediencia, que fue lo que hizo Saúl. Pablo, al comentar la elección de David, resalta la unión indisoluble entre corazón recto según y conforme a Dios y el cumplimiento de su voluntad: “… les suscitó por rey a David, de quien precisamente dio este testimonio: He encontrado a David, el hijo de Jesé, un hombre según mi corazón, que realizará todo lo que yo quiera” (Hechos 13:22).

“Os daré pastores según mi corazón”, había prometido Dios a su pueblo por medio de sus profetas (Jeremías 3:15). Promesa y profecía que alcanza toda su plenitud en Jesucristo, y, por medio de Él, a los pastores que llamó y sigue llamando a lo largo de los tiempos. Antes, sin embargo, de abordar al Hijo, nos conviene sondear en las inagotables riquezas de la Escritura, cómo es la acción de Dios en orden a moldear, trabajar, el corazón del hombre; ese corazón “tan retorcido como doloso” que nos retrata Jeremías (Jeremías 17:9).

No, no se cansa Dios de escrutar, como buen Alfarero, nuestro corazón tan posesivo; sabe que se puede trabajar en él aunque las primeras impresiones den a entender que es material desechable; algo así como el escultor que rechaza una piedra arenosa por su inconsistencia, ya que sabe perfectamente que no puede sacar de ella la figura que tiene en mente. Dios no es así; es capaz de convertir la arena en roca firme y hacer su obra; por eso es llamado el Alfarero, el Escultor por excelencia (Isaías 29:16).

Así es Dios. Es Creador, el que hace ser de donde no es, el que da forma a lo que parece hueco y vacío. Es capaz de moldear nuestro corazón hasta hacerlo semejante al suyo. Lo trabaja con un cuidado y amor infinito, está pendiente, extremadamente atento y preocupándose de que alcance la suficiente madurez mientras se fragua en el crisol de la prueba. Él sabe marcar los tiempos para que pueda resistir al fuego que le permite moldearlo. A la vez le va limpiando de toda ganga y escoria. Oigamos la experiencia del salmista:

“Tú sondeas mi corazón, me visitas de noche; me pruebas al crisol sin hallar nada malo en mí: mi boca no claudica al modo de los hombres. La palabra de tus labios he guardado…” (Salmo 17:3-4)

Si fuerte nos parece el testimonio del salmista, mucho más, creo yo, se nos antoja el de Job, la figura bíblica que representa al hombre de fe, el que “se deja hacer por Dios” por más que no entiende en absoluto los acontecimientos que caen sobre él. Sólo sabe una cosa: que Dios no puede jamás hacerle el mal, sino el bien. Por eso y enfrentándose incluso a sí mismo, a sus protestas interiores, se deja hacer por Él. En su angustia se agarra a una certeza: si se deja probar por Dios, llegará a ser oro puro a sus ojos. Oigamos su testimonio: “Pero él sabe todos mis pasos: ¡probado en el crisol, saldré oro puro…! Del mandato de sus labios no me aparto, he albergado en mi ser las palabras de su boca” (Job 23:10-12).

No, no es nada fácil dejarse hacer por Dios. No lo es en absoluto, ya que la tentación, siempre vigente de la desconfianza que nos mueve a esquivar su voluntad, nos acosa sin cesar. Llegar a tener un corazón según el de Dios es todo un proceso, más aún, un combate en el que se ganan y pierden pequeñas y grandes batallas. Al final, el vencedor –me estoy refiriendo al que deja vencer a Dios– puede testificar, igual que Jeremías, que su corazón está con Él, le pertenece: “… A mí ya me conoces, Dios mío, me has visto y has comprobado que mi corazón está contigo” (Jeremías 12:3).

Cuando Dios afirma respecto de alguien que tiene un corazón según el suyo, no le está confiriendo una especie de título honorífico; está afirmando que ha alcanzado la actitud e idoneidad para hacer su voluntad. Por increíble que parezca, es como si Dios le dijera: “Eres de fiar, te encomiendo esta misión”.

Los personajes que hemos citado a lo largo de este texto –David, Job y Jeremías– son, al igual que las grandes figuras del Antiguo Testamento, iconos que profetizan y preanuncian el Icono por excelencia, Aquel cuyo corazón fue uno con el corazón de su Padre: Jesucristo.

De Él sí que se puede decir que nunca aspiró a otra libertad, sea de palabra o de obra, que la de identificarse con su Padre. No hubo dos voluntades, la del Padre y la del Hijo, sino una sola. Jesús no se siente infravalorado por hacer la voluntad de Otro. Es su gala y su orgullo y nos lo hace saber abiertamente:

“Yo no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; –al Padre– y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.” (Juan 5:30)

En su obediencia al Padre y como consecuencia natural a la misión por el Él confiada, se va moldeando en su naturaleza humana un corazón disponible. Recordemos al autor de la carta a los Hebreos: “Jesús aprendió sufriendo a obedecer” (Hebreos 5:8). Jesús tiene un corazón humano en total comunión con el del Padre; sólo con su obediencia es posible tal identificación. Jesús, el Señor, es el Buen Pastor por excelencia según el corazón de Dios anunciado por los profetas. En Él confluyen dos voluntades, mejor dicho, dos corazones: el suyo y el de quien le envía; digamos que el Enviado y el Dueño de la mies tienen un solo corazón, el amor los ha fusionado.

Amor de comunión, amor de palabras y obras el de Jesús. Amor donde no se sabe dónde termina un corazón, el del Hijo, y dónde empieza otro, el del Padre. Amor que pone en evidencia tantos falsos amores entre los hombres y Dios; falsedad que el profeta Oseas denunció explícitamente: “¡Vuestro amor es como nube mañanera, como rocío matinal, que pasa!” (Oseas 6:4b).

Amor volátil a Dios, e incluso perverso, que los profetas denunciaron repetidamente y acerca del cual Jesús se pronunció parafraseando a Isaías: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). ¿Cómo pretender tener un corazón según el corazón de Dios, con esta lejanía? Una distancia bien establecida que hace entrever un Dios molesto a quien hay que tener alejado, porque no nos permite vivir nuestra vida en paz. Recordemos lo que decían estos israelitas a los profetas que les llamaban a conversión: “Apartaos del camino, desviaos de la ruta, dejadnos en paz del Santo de Israel” (Isaías 30:11).

Jesús, el Hijo, el que con su obediencia se dejó modelar por el Padre, a quien le permitió hacer hasta que su corazón llegó a ser según el suyo, tiene el poder recibido de Él para modelar el corazón de los discípulos, de forma que también en ellos se cumpla la promesa–profecía de Jeremías:

“Os daré pastores según mi corazón.” (Jeremías 3:15)

Autor: P. Antonio Pavía

 

Artículos Relacionados